#NiUnaMenos

Haciendo alusión al tema, quiero contarles una experiencia que viví hace poco más de un año durante una clase de filosofía.

Todo en cuestión derivó de nuestro aborde al pensamiento de Nicolás Maquiavelo quien postuló que el ser humano, llegado el momento, muestra un comportamiento inconsciente y animal. Es decir que frente a la presencia de situaciones límites tales como son la muerte, la locura… Perdemos nuestra capacidad de razonamiento, tal vez, único argumento que nos diferencia de las demás criaturas que habitan en el planeta. Pero bueno, suelo irme por las ramas, ya retomando el relato, nuestra profesora, a quien le guardo mucho aprecio, se dirigió a nosotros su clase, con la consigna de que debíamos describir y personificar algunos animales que se nos presentaba en la pizarra, un león, cierta ave, un zorro… Todos concluímos en que este último poseía sin lugar a dudas, astucia, seguridad, tranquilidad y muchos otros adjetivos y cualidades que cualquier persona portaría con orgullo. Sin embargo, solo pude quedar perplejo ante la reacción que se produjo al deber de describir a la zorra. Me sorprendió oír que al igual a la vez anterior se le atribuían por general concenso, conceptos muy degradantes incluso para un animal. Me limité a escuchar, en parte también porque la fina sonrisa de satisfacción en el rostro de la profesora me revelaba que había logrado su verdadero cometido, desenmascarar a las bestias que llevaban consigo un concepto tan bajo del género femenino al cual le debemos la vida y bastante más. Esto me hizo entender que aquello no era otra cosa que una prueba, una especie de test de aptitud social al cual fuimos sometidos.

Ese fué mi primer gran choque con la realidad que quizá hasta el momento escapaba a mis ojos, así como mi primer encuentro con la lucha del feminismo, al cual admito, hasta entonces no era capaz de comprender.

Sinceramente me parece profundamente triste el hecho de que en el transcurso del día de ayer, miles de mujeres sintiesen la necesidad de marchar en pos de suplicar, entre otras cosas QUE NO LAS MATEMOS. Sin dudas es algo más que debería de avergonzarnos como género masculino, como también deberíamos de sentir vergüenza al autoproclamarnos seres evolucionados y civilizados sobre el resto de los seres vivos que seguro contrariamente a nosotros poseen un mayor entendimiento de conceptos como diversidad, respeto, vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s