Wake me up when september ends

Kadiah era apenas un niño, y había pasado mucho tiempo desde entonces pero ¿cómo olvidarlo? Las palabras de su querido padre aún permanecían en su cabeza y lo atormentaban una y otra vez haciéndolo insoportable.

– ¿Estás seguro? – Preguntó con un tono de preocupación la madre de Kadiah

– Eso fué lo que el médico dijo – Replicó el padre en un tono apagado que Kadiah apenas alcanzó a oír.

-Tiene que haber una alternativa, la tecnolo…

-No la hay. – interrumpió su marido – “Temo que moriré en setiembre”.

Esas últimas palabras se clavaron como mil navajas en el pecho del pequeño Kadiah que sin ser percibido había sido testigo de aquella cruda conversación entre sus padres.

No lo podía comprender, ¿Por qué?; ¿Por qué su padre?; ¿Por qué en setiembre?. ¿Acaso no era en setiembre cuando los jardines se vestían de gala para adornar los paisajes?; ¿No significaba que la primavera traería brisas calidas, hermosas puestas de sol y el revoloteo de las mariposas sobre las praderas?. Eran demasiadas preguntas, todo aquello parecía carecer de sentido ahora, entonces un escalofrío recorrió su cuerpo haciéndolo estremecer.

– ¿Cuánto tiempo llevas aquí? Vamos, es hora de dormir, te llevaré a tu habitación. – Se escuchó decir a la madre de Kadiah que lucía un rostro pálido e inexpresivo.

La mujer acostó, arropó al pequeño y con una dulce voz dijo:

– Descansa, te llamaré mañana para que vayas al colegio.

– No. – Respondió Kadiah. – Despiertame cuando setiembre haya terminado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s